O. M. AÏVANHOV - 31 DE JULIO DE 2017


O. M. AÏVANHOV

 

31 julio 2017

 

Bien, queridos amigos, estoy muy contento de volveros a ver. Vengo hoy, no para responder a preguntas sino para intervenir al final de vuestras Teofanías del mes de julio. Como habéis visto, no he tenido necesidad de volver a veros durante este período, pero hoy, ahora que las Teofanías que estaban propuestas por María, han terminado, voy a intentar daros una especie de resumen de lo que podéis observar en vosotros, a vuestro alrededor, en la pantalla de la sociedad, así como donde dirijáis vuestra mirada, vuestros oídos, vuestros sentidos, vuestra inteligencia y, sobre lo que sucede en cada uno de vosotros en la Tierra, en este momento.

 

En primer lugar, quiero deciros y lo habréis notado aquellos que hayáis tratado de vivir o que hayáis vivido las Teofanías, que la energía y la conciencia de esas Teofanías han sido trasladadas, a nivel horario, para que las iniciéis, estéis donde estéis en el planeta, de forma más insistente desde las 17:00 o las 18:00 horas, hasta las 20:30 del reloj. Así que hay un intervalo de tiempo que se ha ampliado de alguna manera, para que fuerais más los que sintierais este proceso de Teofanía. Por supuesto, las consecuencias, para cada uno de vosotros, son muy diferentes según la ubicación de vuestra conciencia, fuera de las Teofanías, según vuestro estado vibral, según el estado de vuestras Coronas, de vuestros canales, de vuestras Puertas y de vuestras Estrellas.

 

Por supuesto, habréis podido observar a vuestro alrededor, simplemente entre vuestros familiares, que muchos hermanos y hermanas que estaban atrapados, por así decirlo, en una visión material de su vida, han tenido pequeños o grandes problemas durante este mes de julio. Ha habido choques para muchos hermanos y hermanas encarnados que estaban todavía dormidos y que han tenido que afrontar una serie de elementos brutales, digamos. Eso va desde simples caídas, a problemas circulatorios o de los órganos de los sentidos o enfermedades fulminantes que aparecen en unos casos y, en otros, desaparecen de pronto. Así que podemos decir que ha habido para casi toda la humanidad, no tomas de conciencia, sino acontecimientos, en un sentido amplio, que han entrañado como una especie de rotura de las costumbres, si queréis. Porque las costumbres, como sabéis, son los elementos más letárgicos para el ser humano.

 

Porque en el “Aquí y Ahora” hay espacio para lo inesperado, como sabéis y os habíamos explicado, sobre todo cuando permanecéis en este estado de Teofanía, es decir, cuando la Corona del corazón está sensible, si la sentís, pero sobre todo al nivel de vuestra conciencia, hay una persistencia o no de la Alegría manifestada en este mundo, sobre este mundo, en vuestra conciencia efímera que es el testimonio de vuestra experiencia real de las Teofanías. No durante la Teofanía, con los procesos vibratorios que hayáis vivido, sino después, es decir, en el transcurso de vuestra vida cotidiana. Habréis constatado un aumento de la Alegría sin objeto o, al contrario, su escasez o una especie de inversión del estado de ánimo con un recrudecimiento de los pensamientos, de las preguntas, de las dudas y para otros, por el contrario, una especie de Alegría incontenible manifestada por esa vacuidad interior vinculada al instante presente, al Aquí y Ahora, el único lugar donde podréis encontrar la Eternidad.

 

En resumen y como resultado de estas Teofanías, antes de hablar del futuro de dichas Teofanías hasta la Llamada de María, estáis más en la Alegría o menos en la Alegría. No hay juicio de valor, ni de superioridad o de inferioridad en relación a eso, es decir, que todos tenéis, más o menos, la posibilidad de vivir vuestra vida efímera con vuestras preguntas, con vuestras cargas, con vuestra dulzura, con vuestra ira, o aun, con una inestabilidad de estado de ánimo, algo totalmente imposible si la Alegría del corazón de la Teofanía os ha seguido durante vuestra jornada -permanecéis en la Alegría, sin importar lo que suceda o se manifieste en vuestra vida.

 

Así que eso se va a ampliar, se va a magnificar, es decir, veréis tanto en vosotros como en cada uno de vuestros hermanos y hermanas que duermen, como en los hermanos y hermanas que experimentan las vibraciones, que han sido liberados por la Onda de Vida o por el Canal Marial o por las Teofanías o que están en curso de Liberación, de forma cada vez más tajante tanto para vuestra salud física, para vuestra salud mental, como para vuestra conciencia, en su acepción más amplia, es decir, ya estéis en vuestra conciencia efímera, ya estéis resistiendo en vuestra pequeña persona, ya estéis al nivel en que estéis. Es decir que la Libertad no es una palabra vana, no es algo que podáis considerar porque hayáis vivido la Onda de Vida o no, sino que es el resultado directo de la instalación de la Teofanía perpetua.

 

Si estáis en la Teofanía perpetua en los próximos días de principios de agosto y sin necesariamente alinearos en los horarios donde esta vibración, esta conciencia, será más accesible, estéis donde estéis en el planeta, desde las 17 horas hasta las 22 horas, ampliando estos límites en ambos sentidos. Independientemente de estos horarios, os daréis cuenta, sin decidir, sin buscar, sin alinearos, sin meditación, que veréis reflejado, más allá de lo que queda del observador y de la persona, esta Alegría. Tanto si está presente como si no lo está, no depende ya de ninguna satisfacción afectiva, sexual, financiera, moral o familiar; sois vosotros con vosotros mismos.

 

Entonces, eso quiere decir que estas Teofanías perpetuas, podéis vivirlas algunos de vosotros sin pedir nada y sin conocer los procesos vibrales, los nuevos cuerpos o todo lo que os hemos contado estos últimos años. Eso va a proporcionar un estado de ligereza donde el cuerpo funciona sin problemas, donde el sueño es perfectamente regular o incluso la fisiología de vuestro cuerpo funciona con total normalidad, es decir, que no hay más movimientos bruscos, ni dolores ni inversión o variaciones de estados de ánimo. En ese momento, no solo estáis liberados, sino que estáis cada vez más presentes en la Morada de Paz Suprema que es la antecámara del Absoluto y la desaparición de vuestra propia conciencia efímera y, diría incluso, de este cuerpo físico. Sean cuales sean los problemas, de una manera o de otra, tanto en relación a dos, en relación a un ser querido, en relación con vuestro cuerpo, con vuestra situación financiera o cualquier otra cosa.

 

Y repito y preciso, que no es cuestión de abundancia, porque el que está en la Alegría, esté solo o acompañado, haya o no haya dinero, haya o no haya restricciones a ese nivel, la Alegría permanece, es decir, que nada de vuestro personaje, de vuestra historia, de vuestro cuerpo, puede desviar esta Alegría interior. Y, por tanto, eso crea efectivamente para esos hermanos y esas hermanas que comienzan a vivir de manera permanente ese estado de ligereza, que nada puede venir a alterar, y sobre todo ninguno de vuestros pensamientos y todavía menos lo que depende de vuestra pequeña historia personal, incluso vivida en el Sí o en el ego espiritual.

 

Así que es muy fácil que veáis y constatéis con mayor evidencia, con mayor intensidad y, desgraciadamente en ciertos casos, choques para el cuerpo o para el estado de ánimo de la persona, porque eso indicará en ese momento que hay algo que no se ha visto y no se ha vivido con la Luz, en integridad, en humildad y en la simplicidad. Hace ahora un mes que os expresé el destino de vuestra conciencia efímera a través del cuerpo, a través de las manifestaciones mórbidas no muy agradables de vuestro cuerpo físico. Porque a menudo vuestros hermanas y hermanos no despiertos, que duermen, las sacudidas físicas, tanto por las caídas, los traumatismos, los accidentes y las enfermedades, no son castigos sino las últimas gracias que se ofrecen a esos hermanos y hermanas de encontrar la oportunidad de superar, no por voluntad propia, sino precisamente por el Abandono a la Luz y a la Gracia, vivir las transformaciones necesarias, a través de una enfermedad, de una fractura, de  un  problema financiero o del tipo que sea.

 

Es decir, que vais a daros cuenta, alrededor de vosotros como en vosotros mismos, entre los hermanos y hermanas despiertos, entre los miembros de vuestra familia, entre los que duermen, unos hermanos y hermanas cada vez más tranquilos, en paz, en alegría, independientemente de lo que vivan en su vida cotidiana y otros hermanos y hermanas cada vez más afectados de manera importante, por lo efímero. Y eso afecta esta vez tanto a los que están dormidos como a los que están despiertos; y los que están liberados ahora, lo efímero no puede tocarlos más, es decir, que independientemente de las circunstancias de su vida en lo efímero, la Eternidad brilla mucho más. No hay ya ningún medio o posibilidad de ocultarse a través de las máscaras de la persona, las máscaras de la Ilusión o las máscaras de los refugiados en la ausencia de toda visión o percepción de la espiritualidad. Ya no es posible.

 

Y así, eso os mostrará exactamente lo que se ve por el mundo dondequiera que estéis. La acción de los Jinetes que redoblan su intensidad, van a perturbar a los que duermen y a los que se mienten a sí mismos, porque no hay otra posibilidad, para estar en la Alegría, que dejarse atravesar, como os hemos repetido durante todos estos años y, especialmente, desde este año, es decir, la trasparencia, la Vía de la Infancia, no mentirse, no mentir a nadie y estar en la actitud correcta, es decir, no tener posturas, convenciones sociales, morales, familiares que se mantienen ante la verdad de la Luz. Ciertamente, es durante este mes de agosto que tenéis, sobre todo si no se produce la Llamada de María durante este mes, la oportunidad de ver con evidencia y claridad lo que tal vez no habíais visto o no queríais ver y llegar al corazón ahora; no puede ser de otra forma que esta transparencia total y la evidencia de vuestra vida en la vida de cada día.

 

Entonces, esta es la situación ideal de adecuación total con la Eternidad. Por supuesto, sabéis todos que, para muchos, esto no son más que fluctuaciones que se producen en los pensamientos, en el cuerpo que os pregunta, aunque viváis las vibraciones. El que está liberado y está en la Alegría, no puede ya plantearse la cuestión de las vibraciones o de lo que sea relativo a este mundo. Él ve, observa, vive la Verdad, él es la Verdad, pero no interfiere ya, si queréis, en lo que puede verse relativo a los juegos engañosos de las personas, de las situaciones, de ciertas familias, de vínculos financieros, vínculos sociales que puedan todavía existir en vosotros y algunos países en los que estáis, sea cual sea su cultura; ya sea oriental, budista, cristiana, ambientes orientales de Asia o de otra parte; no hay ninguna diferencia.

 

O bien estáis en la verdad y en la espontaneidad, porque la Alegría está allí, o bien estáis en la reflexión y no estáis en la Alegría porque la Alegría no puede ser una reflexión. La Alegría de la que hablamos es esa espontaneidad, esa evidencia, esa Gracia que se desarrolla de manera conforme a la Verdad, incluso dentro de vuestro efímero, aunque eso deba verse en lo que tenéis que vivir, no en los momentos de alineamiento y de vibración, porque ahora no es momento de refugiarse en los elementos interiores, con la Verdad, vosotros lo veis en la pantalla exterior de vuestra vida.

 

Lo veis, por ejemplo, en los conflictos, con vuestro cuerpo, con vuestros seres cercanos, con cualquier pretexto u ocasión que se presente en vuestra vida. Es decir, que tanto si estáis en la alegría y vuestra vida se volverá muy rápidamente, si no es ya el caso, en una especie de felicidad permanente aunque no hayáis vivido las vibraciones, como si os encontráis en los mecanismos que hemos  llamado de “resistencia”, que no son más que una invitación para dejar caer de manera definitiva las posturas, las costumbres, las convenciones sociales, las convenciones afectivas, las convenciones morales, todo lo que está sobre la pantalla de vuestro efímero y que, por supuesto, no está de acuerdo con la Verdad.

 

No obstante, no hay ningún precio que pagar para eso, porque, aunque las cosas estén ocultas por las circunstancias de la vida -puede tratarse de una profesión, puede tratarse de un divorcio, puede ser una pérdida financiera, la pérdida de un puesto, la pérdida de un ser querido, la Alegría permanece a pesar de todo. Y, por otra parte, el mejor marcador ahora, de vuestra libertad, como os decía durante todos estos años, es el Amor delante, el amor por todas partes. Pero ese era un amor proyectado, por supuesto, que era a veces necesario; pero hoy, estáis en la Alegría y en el Amor o no estáis en la Alegría ni en el Amor. Tanto si estáis en la vibración y despiertos, como si sois los últimos dormidos, no hay ninguna diferencia y, según la calidad de lo que emana de vosotros, que será cada vez más perceptible para los hermanos y hermanas que sienten las energías o la vibración, o no, podéis llevar una máscara que refleja la Verdad o la resistencia. Y eso será cada vez más visible para cada uno de vosotros porque solo podéis conformaros con la Luz.

 

Así pues, todo eso no son castigos, sino todas las últimas gracias antes de la Llamada de María que os permitirán desparecer dentro de lo desconocido que nada tiene que ver con vuestras referencias personales y diría incluso, con vuestros estados vibratorios que habéis experimentado hasta el presente, porque ahora, es el momento de la actualización de la forma que va a tomar vuestra liberación durante el proceso de la Ascensión final.

 

Todos vosotros sabéis, y nosotros con vosotros, que esperamos la visibilidad del signo celestial, así como los chicos malos también, y como María; todos nosotros esperamos esa señal visible para todos y no solo, como es el caso, en ciertos lugares, para que se desencadene, digamos, la Llamada de María que como sabéis estará acompañada, para todos los que resisten y todos los que duermen, por las últimas gracias. Pero vivir esas últimas gracias es ser capaz hoy de dejar todo lo que podáis tener en este mundo. Y ser libre -incluso de este mundo-, no quiere decir, repito, estar encerrado en una gruta, sino estar en este mundo, pero no estar definitivamente en este mundo. Y si estáis así, estáis en la Alegría. No podéis engañaros con la alegría, no podéis engañaros con lo que se emite y lo que emana de vosotros en verdad y ese es vuestro gran reto del mes de agosto de este año 2017.

 

Por supuesto, no os oculto que toda la Confederación Intergaláctica, tanto de la Tercera dimensión unificada como de las dimensiones más etéreas, estamos preparados entre vosotros y somos cada vez más los que estamos entre vosotros, en vuestras Teofanías, en vuestras noches, en vuestros paseos por la naturaleza, e incluso de forma espontánea si la Alegría está lo suficientemente presente en vuestra vida. Ciertamente existe, lo que os hemos dicho desde hace años, esa especie de superposición total entre lo efímero y la Eternidad que deja cada vez menos espacio para lo que pertenece a lo efímero, es decir, las posturas, las costumbres, las resistencias, los apegos, los errores de posicionamiento, las trampas del ego espiritual.

 

Todas esas cosas salen a la superficie si estaban camufladas y se ven claramente por vosotros como por vuestros hermanos y hermanas que están en vuestro entorno, es decir, que no hay ningún espacio, no hay ningún emplazamiento donde podáis ocultaros de vuestra eternidad, incluso para vuestro efímero. Es decir, que realmente la supraconciencia toma el control de la Libertad y toma el cargo de la disolución de todo lo que pueda quedar de briznas de personalidad, de arcaísmos, de reflejos de defensa o errores de posicionamiento. Queráis o no, eso sucede ahora a marchas forzadas, o a veces con mucho éxito, pero necesariamente dará lugar a la Llamada de María o antes para algunos de vosotros, en este estado de felicidad, de Paz, de serenidad que no necesita el giro al interior para encontrarla, es el interior el que se desvela al exterior.

 

No sé si he expuesto bien este movimiento donde todo lo que era íntimo, interior, vivido en silencio en el corazón, se refleja ahora totalmente en el exterior. Eso se ve incluso en el aspecto de vuestra piel, eso se nota en el brillo de vuestra mirada, eso se nota en la frescura de vuestra tez, eso se ve, sea cual sea vuestra edad, en el frescor que se produce en vuestro cuerpo o no. Desde el momento en que la Alegría está aquí, instalada, perpetua, permanente y cada vez más accesible y perceptible, en ese momento no puede manifestarse nada de lo efímero, de vuestro cuerpo, de vuestra historia, de vuestras resistencias. Pero ese es un juego, diría, ganancia-ganancia, tanto si soltáis todo lo que tenéis, como si la Luz hace que soltéis todo, como sabéis, en el momento de la Llamada de María y de los tres días de estasis que son, de hecho, vuestro entierro y vuestra resurrección.

 

Y, por supuesto, vosotros no podéis decidir cambiar eso, desde el posicionamiento de vuestra persona; hay una desaparición de vuestra persona y de vuestra personalidad que os sitúa en la alegría. Todo lo demás solo serán sufrimientos, resistencias, dolores e incapacidad para mantener la Alegría, es decir, que es incluso más Amor por todas partes, que el que era una proyección, pero aquí es la verdad de vuestro corazón que brilla en lo efímero. No habrá lugar para esconderos, ya sea en vuestro interior o en otra cosa. Solo podéis ser espontáneos, verdaderos, desde el momento en que la Alegría está en todas partes.

 

Por supuesto, creemos que esta Alegría permanente y perpetua, puede irritar a algunos de vuestros hermanos y hermanas, despiertos o no, que no la viven y que no pueden comprender ni asimilar que vosotros no estéis afectados. Porque el que está en la alegría no puede estar afectado por ninguna discusión, por ningún malestar presente en cualquiera de su entorno; él solo puede permanecer en esa Alegría. Además, básicamente, esos seres que viven la Teofanía perpetua, y sois cada día más, percibís el beneficio de ese estado, sobre todo, los que lo habéis conocido o experimentado anteriormente, porque ahí está la Evidencia, el estado de Gracia, la acción de la Gracia, la Morada de la Paz Suprema, hagáis lo que hagáis durante la jornada, haya lo que haya presente sobre la pantalla de vuestra conciencia efímera que no existe casi ya para muchos hermanos y hermanas, tal y como lo vemos desde aquí de donde estamos.

 

Vosotros estáis cada vez más en el Fuego del corazón, cada vez más en esta separación que no es una falsa separación, sino una falta de adherencia, sean cuales sean vuestras circunstancias efímeras. Es decir que, durante este mes de agosto, todo se va a resumir en esto: estáis en la alegría o no estáis en la alegría. Y, además, esta Alegría se instala de manera cada vez más permanente, en los momentos en que os deja la persona -de hecho, sois vosotros quienes la dejáis porque la persona está ahí-, que parece caer en una especie de desesperación que no dura, por supuesto, porque cada uno tenéis la posibilidad de situaros en Teofanía -con vosotros mismos-, en cualquier momento. Basta con pensar en situaros en el corazón, no intelectualmente, no con la energía, sino en realidad por la conciencia directamente.

 

El último mes, os decía que había que golpear vuestro pecho, tocar esa región para sentirla, pero ahora, como la supraconciencia está ahí, cada vez de forma más obvia, solo tenéis que dirigir vuestra supraconciencia al centro de vuestro pecho y veréis lo que pasa: la Alegría volverá inmediatamente. Si hay sufrimiento, desaparecerá de inmediato; si no desaparece enseguida es que no estáis allí porque, aunque tengáis una enfermedad que causa dolor, o si tenéis un sufrimiento moral o de cualquier naturaleza dentro de vuestro personaje, si os situáis en la Alegría, hay una capacidad de recuperación inmediata, cada vez más rápida, casi instantánea.

 

Así pues, es fácil elegir, pero haced la experiencia por vosotros mismos. Y, si por el contrario no encontráis la Alegría, es que quedan todavía cosas que no están aclaradas, que no podéis aclarar ahora y resolver por vuestra conciencia, por vosotros mismos, porque hay cada vez menos conciencia personal mientras que está la supraconciencia a disposición y ella es Inteligencia, ella es gracia, ella es acción de Gracia, incluso sobre vuestro cuerpo.

 

Entonces veis, no hay mejor juez, por así decirlo, que vosotros mismos, porque nadie más os juzga con relación a esto, sólo estáis vosotros mismos frente a vosotros mismos. Es por esto que las Teofanías, que podéis seguir haciendo entre las 17 horas y las 22 horas, aunque fuese sólo unos cinco minutos o toda la noche, ahora tiene que transparentar, desde que os despertáis por la mañana. Si por la mañana al despertaros, esta Felicidad no está presente, quiere decir que hay que reinstalarla, y rápidamente. Y todas las ocasiones a lo largo de vuestros días van a ser un medio, en cierto modo, de recordar y de haceros recordar que todo el potencial está en vosotros, este Femenino sagrado, este Masculino sagrado, este Andrógino primordial, para reinstalaros en el Fuego del Corazón.

 

Pero aunque no sintáis la vibración, veréis que la Felicidad estará ahí. Si no sois felices, sólo podéis culparos a vosotros mismos, nadie más es responsable, aunque, por supuesto, en los juegos personales, os puede parecer que siempre la culpa la tienen los demás. Pero, os recuerdo que el otro, sois vosotros, pues quiere decir que este aprendizaje que vais a hacer, que dura todo el mes de agosto, aunque ocurran unas cosas importantes hacia el 15 de agosto o hacia el eclipse de sol del 21 de agosto y el 18 de agosto, no cambiará nada en esto, ¿no es así? Dondequiera que estéis, que sea en un lugar donde hayan seísmos, donde haya unos inconvenientes climáticos, donde haya una inseguridad, poco importa, la única seguridad hoy, es vuestra eternidad y vuestro corazón que aparece sobre la pantalla de este mundo. Todo lo demás sólo pasa y pasará inevitablemente cada vez más rápidamente. Pero vuestro marcador es la Felicidad.

 

Entonces esta Felicidad, no os hace falta tener una sonrisa en los labios porque no es una Felicidad que se refleja en la expresión de vuestra cara, sino que se refleja por lo que emana de vosotros cuando efectivamente estáis en la conciencia del corazón. Veis, ya no hablo de vibración del corazón, del tetraquishexaedro, de la nueva tri-Unidad, de la Corona ascensional, del Fuego Ígneo, ahora vamos a apartar todas las palabras, vamos a ir a lo esencial: hay Felicidad o no hay Felicidad. ¿Qué debo hacer si no hay Felicidad? Por supuesto, siempre tenéis la posibilidad, y a veces el deber, de actuar en el seno de este efímero, pero intentadlo por lo menos, aunque os parezca imposible y difícil, de poneros en el corazón, no para ir a tumbaros o poneros a meditar sino, en la situación que hay que vivir, de dejar vuestra supraconciencia, por la atención que lleváis hacia el corazón, de dejar expresar esta emanación que es la emanación de la Verdad y que no necesita vuestra atención, vuestra intención, sino que requiere simplemente una verdadera humildad.

 

Es la única cosa que haya que hacer, tengáis lo que tengáis que superar, que sobrepasar, que vivir, que afrontar durante este mes de agosto: estar lo más a menudo posible en la Felicidad, pero sobre todo estar vivo. Estar vivo, es esto, es estar en esta Felicidad ahora, porque si no sois felices, no estáis vivos, por supuesto. Y esto, os aparecerá de manera cada vez más evidente, y si los días pasan durante este mes de agosto, de manera cada vez más estrepitosa. Pero acordaos que nunca, nunca, es un castigo por algún karma ni nunca un castigo de algún hermano o de alguna hermana, en relación con nada. Esto, son unos guiones quiméricos ligados a la persona y a la historia.

 

En la Felicidad del corazón, en esta Infinita Presencia, - no voy a retomar todos los términos que fueron dados y todas las aproximaciones - , sois verdaderos, sois felices, no sois verdaderos, no sois felices, es tan simple como esto. Entonces os basta con observar, porque el observador está cada vez más presente, que os hayáis dado cuenta o no. Sois cada vez más, no vigilantes sino que sois cada vez más transparentes a lo que ocurre, que lo aceptéis o no, y esta transparencia va en los dos sentidos. Ya no podéis esconderos detrás de unas posturas, detrás de unas sonrisas, detrás de unas frases bien elaboradas, sois verdaderos o no sois verdaderos.

 

Entonces por supuesto, como dije, puede ser molesto. Si vais a ver a vuestro banquero, más vale que quede un poco de la persona, pero esto, no ocurre cada día de vuestra vida, salvo si vosotros mismos sois banqueros, por supuesto, pero esto, es otra historia. Sabéis que hay, hoy, tenéis todas las edades, hay unos hermanos y unas hermanas muy jóvenes y unos hermanos y unas hermanas que tienen mucha actividad, quiero decir familiar y profesional, y hay unos hermanos y unas hermanas que han superado todo esto, que están jubilados, y cada uno está en su justo sitio para manifestar la Felicidad. No hay que creer que el que es joven y no tiene ninguna responsabilidad, o el jubilado, tiene más ventajas en comparación con el que tiene una vida activa, familiar o profesional. No hay ninguna diferencia porque estáis exactamente en el buen sitio que necesitáis para vivir lo que hay que vivir, es decir estar vivo y ser feliz, sean cuales sean las circunstancias, sea cual sea vuestro estado corporal, sean cuales sean vuestros estados de humor, por así decirlo, y el estado de vuestras emociones, si todavía hay.

 

Pues todo esto, algunos de vosotros ya lo han vivido durante el mes de julio, pero como es un proceso que toca la totalidad de la humanidad ahora, y ya no solamente a los despiertos, los que buscan, o los liberados, sino que atañe a cada uno. Y de hecho vais a constatar que a vuestro alrededor, para los hermanos, las hermanas, la familia que todavía duerme, va a haber unos cambios sorprendentes: tenéis a unos hermanos y a unas hermanas que de la noche a la mañana van a darse cuenta que pueden ser felices, sobre todo a través de un sufrimiento, de una enfermedad o de una depresión, es por lo menos sorprendente.

 

Forma parte de la emergencia total de la Luz, forma parte de la superposición y de la yuxtaposición que ha finalizado, es decir que el efímero se desvanece cada vez más. Lo veis al nivel de la estructura social, lo veis al nivel de las religiones donde todos los que todavía defienden una religión, se ponen cada vez más en oposición y en confrontación, personal y colectiva, con las otras religiones, y es ineluctable. Es la guerra de todos contra todos. Pero es también la era de la Felicidad interior, de la verdadera Felicidad, que no depende de ninguna causa ni de ningún antecedente, por así decirlo, y que no tiene ningún objetivo que no sea el de estar vivo.

 

Es lo que ha sucedido en julio para los despiertos, para los liberados, y para los que sentían las energías, y que ha empezado a suceder también para algunos hermanos que dormían o que eran unos materialistas empedernidos, por así decirlo, pero incluso los que estaban en las espiritualidades desviadas, es decir que creían en la Nueva Era, que creían en todas esas tonterías de una nueva vida en la Tierra, se están dando cuenta de alguna manera, que no sirve de nada esperar porque la espera, la proyección, y la anticipación del futuro que sea, lo sabéis, os priva de la Verdad y de la Felicidad. Y de hecho, es lo mismo para aquellos de vosotros que observaban todas las señales de los Elementos, de la sociedad. Hoy constatáis que ya no necesitáis todas estas referencias compulsivas, sabéis que ya estáis ahí, verdaderamente y concretamente.

 

Entonces por supuesto, lo repito una vez más, ni vosotros ni nosotros tenemos la fecha exacta, pero podemos sentir, como vosotros, sólo podemos sentir en cada uno de nosotros la gran felicidad en cuanto a la inminencia de la Llamada de María, y es esto lo que debe colmaros de Felicidad. No son vuestros pequeños problemas de salud, vuestros pequeños problemas personales, vuestras pequeñas resistencias o vuestras pequeñas sombras, si no, los alimentáis todavía más en lugar de dejarlos evacuarse. Y el único testigo, el único marcador, es la dosis, la cantidad y la calidad de Felicidad que vivís en los momentos más simples de vuestra vida, que sea mirando el sol, mirando a un hermano o a una hermana, que sea mirándoos, una nueva ligereza es accesible.

 

Y esta ligereza, es la ligereza de la Libertad, es la ligereza del niño interior, del que ha realizado el Andrógino primordial, la fusión de su Femenino sagrado y de su Masculino sagrado, que no espera nada de este mundo y que ni siquiera espera la Llamada de María, que vive cada minuto, diría yo, con deleite, porque está totalmente resucitado y vivo, y se ve en todos los aspectos que podáis ver de este hermano y de esta hermana, que sean las modificaciones físicas, que sea la regeneración que ocurre por la Gracia de la Luz también, y repito, sea cual sea la edad.

 

Todo esto, lo veis o no a vuestro alrededor, pero se vuelve cada vez más evidente. Entonces por supuesto, lo evidente también va en el otro sentido, para aquellos de vosotros que se resisten todavía también a la Luz, que no han soltado lo que habíamos nombrado en su momento el “orgullo espiritual”, es decir de estar atado a la Luz exterior y no vivir la Luz interior. Pero también esto, de una manera u otra, va a solucionarse extremadamente rápido.

 

Pues tenéis dos posibilidades durante este mes de agosto: o bien sentís la necesidad de ser felices y de ser más ligeros, de estar más en la vivencia del Amor incondicional, entonces aprovechaos de los horarios durante los cuales la radiación de Hercóbulus sea perceptible en la Tierra, que son esos horarios que os habíamos dado y que se extienden hoy de las 17 horas a las 22 horas, cuando la Tierra gira y se encuentra bajo la influencia, lo habéis entendido, del Sol que se pone, a partir del momento en que el sol desciende, hacia las 17 horas / 18 horas, hasta el momento en que, en las latitudes medias, se haya puesto; que estéis en verano o en invierno, es decir en el hemisferio norte, sur, o en el ecuador, no cambia nada.

 

Aunque el sol se ponga antes, la influencia terrestre de Hercóbulus se hace cada vez más sentir porque, lo sabéis, el núcleo cristalino de la Tierra ya no solamente ha subido hasta el núcleo terrestre sino que definitivamente ha alcanzado el Sol, y entonces la conexión con el Espíritu de la Verdad, el Paracleto, con la Matriz Crística, con el Espíritu del Sol, el Logos solar como decíamos antes, si queréis, se ha realizado. Es por esto que si por ejemplo habéis probado el agua solarizada, habéis visto que este agua tenía unas propiedades vibratorias sin igual, incluso para los que eran unos fervientes de la medición radiestésica, por ejemplo la vibración del agua esencial o de la Tierra.

 

Veis que hoy todas las mediciones se han disparado porque las mediciones siempre van de un punto a otro. Sin embargo llega un momento que ya no sirve de nada medir, porque pasáis integralmente a este nuevo paradigma de la nueva dimensión, aquí mismo, en esta 3D que está viviendo sus últimos días. Y todo esto, es la nueva libertad de los que están revestidos de su cuerpo de Eternidad, de su cuerpo de gloria, y que todavía tienen un cuerpo físico o una historia únicamente para subsistir y estar vivo, en Eternidad, en la pantalla efímera de este mundo.

 

Entonces es lo que va a pasar, o lo que ya ha pasado desde hace muchos meses, pero sobre todo desde el principio de este mes de julio, y ahora esto concierne absolutamente a todas las conciencias. Os hemos hablado de las conciencias de los animales que podían acercarse a vosotros, incluso los animales salvajes. Muchos de vosotros lo han comprobado porque por supuesto, esos animales salvajes ya no ven vuestro ser depredador de 3ª dimensión sino que perciben directamente vuestro cuerpo de Eternidad, mucho más fácilmente, diría yo, que los hermanos y las hermanas humanos.

 

Es la misma cosa cuando paseáis, si paseáis por la naturaleza, en los pueblos de los elfos, de los gnomos, en las comunidades de los dragones, cerca del agua, cerca de los árboles maestros o de los árboles a secas, sentís que esos árboles, esos elementos de la naturaleza os vivifican de una manera mucho más directa que antes. Y veis muy bien también cuando estáis, diría yo, en unas atmósferas tóxicas interiores o exteriores, no necesitáis quejaros sino que sabéis que debéis penetrar todavía más en el corazón para permanecer en la Felicidad y no reaccionar o no estar confrontados. No hay otra alternativa porque como os hemos dicho, cada uno de vosotros tiene ahora que ocuparse de sí mismo y resolver lo que tiene que resolver, independientemente de cualquier mirada exterior.

 

Así que cada uno vive la Libertad, esta nueva transparencia, esta Felicidad cada vez más presente, pero también unas resistencias cada vez más presentes. Y no hay otro modo de resolverlos que de dejar la Felicidad emerger, porque incluso para los hermanos y las hermanas dormidos, la Felicidad sólo pide ser manifestada, ella empuja desde el interior cada vez más fuerte. Entonces incluso los hermanos y las hermanas que no saben en absoluto lo que son esas energías, esas vibraciones y esas modificaciones de la conciencia, lo viven, aun sin saber lo que es, y poco a poco, algunos de ellos que nunca habían tenido la oportunidad de vivir las vibraciones o de oír lo que teníamos que decir a la humanidad desde hace muchos años ahora, son capaces de ver por ellos mismos que si la conciencia está en resistencia, hay sufrimiento, y que si la conciencia ha desaparecido para dejar el lugar a la supraconciencia, entonces sólo puede haber Felicidad y nada más, pase lo que pase para el personaje y para la historia.

 

Pues se vuelve cada vez más tajante, y se vuelve cada vez más incisivo; es esto lo que hay que ver de manera individual. No sirve de nada que los hermanos o las hermanas por fuera os lo digan, porque si os lo dicen, vais a entrar en más resistencia. Ahora, cada uno se ocupa de su culo, y de su intimidad, de manera cada vez más profunda, acabando a veces con las relaciones, con las interacciones entre los hermanos y las hermanas, porque tal y como os habíamos dicho, todos los hermanos y las hermanas, incluso dormidos, están en vuestro interior, pues no sirve de nada hablarles a su efímero, habladles a su eternidad, que es vuestra eternidad. Acordaos, es una frase que a menudo os hemos dicho estos últimos tiempos, Cristo decía: « Lo que hacéis al más pequeño de vosotros, es a mí a quien lo hacéis. »

 

Y sin embargo todos sois unos Cristos y esto, hay que vivirlo, hasta la saciedad diría, sobre todo para aquellos que no puedan decir, sobre todo en el momento de la Llamada de María, que no sabían. No habrá ninguna evasiva, no habrá ninguna falsa apariencia. Así que no busquéis hacer ningún esfuerzo, no busquéis mejorar vuestra presentación, vuestro personaje, no busquéis resistir a lo que es ineluctable, que sea la enfermedad, que sea la pérdida, que sea un cambio repentino. O bien resistís, o bien sois la Felicidad, y si resistís, entonces hay sufrimiento, hay inversión del humor. Si dejáis emerger la Felicidad, vais a daros cuenta, si no se ha hecho ya, que no hay que hacer ningún esfuerzo y que era justamente el esfuerzo para mantener vuestra persona o vuestra historia, lo que producía la resistencia, y ciertamente no la Felicidad, ella sólo pide estar ahí, sea cual sea la dureza del fin de este mundo en esta dimensión.

 

Entonces veis, todo esto, tal vez lo habéis vivido claramente o todavía no, pero va a alumbrarse realmente con intensidad, una intensidad que no deja el sitio a nada más que a la felicidad del Amor y al amor de la Felicidad. Todo lo demás sólo son unas ingenuidades, que sea para vosotros, para los hermanos y las hermanas que os rodean, para las familias, para los grupos sociales, para los mismísimos países. O es uno, o es otro, y a través de esto, asistís ante vuestros ojos a lo que había nombrado hace ya mucho tiempo “las dos humanidades”, y ahora no podéis cambiar un ápice nada que esté al exterior de vosotros. Sólo vosotros tenéis que cambiar de mirada y de emplazamiento de conciencia, todo lo demás sigue y viene de ahí, con ligereza y facilidad. Si no hay esta ligereza y si no hay esta facilidad, es una invitación, no a hacer unos esfuerzos sino a ser más verdaderos, a ser más ligeros y a ser felices.

 

No podéis hacer trampas, ni con el Amor ni con la Felicidad. No podéis hacer trampas con la Verdad, ni con vosotros, ni con el otro, ni con la Luz, ni con la sociedad ahora, sea cual sea lo remanente, por así decirlo, de esta sociedad patriarcal agonizante. Lo que veis en la pantalla de vuestro mundo, no hablo únicamente de los Elementos sino que hablo de las actividades humanas ahora, veis a gente que se encierra en el extremismo de su ateísmo, en el extremismo de su humanismo masón, hay unos hermanos que se encierran en su religión, y allí, por supuesto, no hay Felicidad, sólo hay ira, sólo hay sufrimiento, y luego hay unos hermanos y unas hermanas que están en esta ligereza y en esta libertad. Y por todas partes lo tenéis ante vuestros ojos, miréis donde miréis.

 

Pues sólo os incumbe a vosotros, en resumen, vivir estas Teofanías perpetuas y permanentes. No hay ninguna circunstancia, ningún elemento exterior, ningún elemento de salud y ninguna historia, ni ninguna persona que valga para esto. O bien lo aceptáis y lo vivís, o bien no lo aceptáis y no viviréis este estado de Felicidad hasta la Llamada de María. Os corresponde elegir, en Espíritu y en conciencia, porque se trata realmente de una elección. No es un esfuerzo, no es una mejora, no es algo que haya que cambiar o mejorar en las circunstancias de vida o en la persona que sois, ahí está realmente la desaparición de la persona, o no.

 

¿Quién manda, como decía el gritón, es el Absoluto o es el efímero? Lo veis, cada uno de vosotros, despierto o no, lo ve, entonces no podéis engañaros ni engañar a nadie, cada vez menos. No queda ningún espacio donde refugiarse, aparte por supuesto en el Corazón del Corazón. Y esto, os lo hemos dicho bastante durante todos estos años, desde 2012, desde 2013. Los que no lo han vivido, entre los despiertos, sólo pueden culpárselo a ellos mismos, porque lo veis a vuestro alrededor, y es extremadamente contagioso, estáis en un entorno, hay Felicidad o no hay Felicidad. Esta Felicidad, os lo dije, transparenta; no hace falta palabras, no hace falta discursos, no hace falta sonrisas, no hace falta manifestar esta Felicidad, emana por sí sola. Si os parece que hay que hacer un esfuerzo, es que todavía estáis en vuestro personaje, y cualquier persona que permanezca en el personaje será llevada a reposicionarse de manera, como dije, tajante.

 

Eso es. Pues no es una advertencia, es más bien una muy buena noticia que os anuncio: desde hoy, la Felicidad es accesible a cada uno, despierto o no despierto, e incumbe a cada uno de vosotros elegir la Felicidad o los disgustos de la persona y de la historia. Y todo esto va a jugarse, lo vais a ver, en vuestra conciencia como por todas partes a vuestro alrededor, con los amigos, con la familia, y con la tierra. Y por supuesto, si no hay Felicidad, ¿qué deducís? Que a nivel de los grupos sociales, va a ser cada vez más colérico, cada vez más violento, cada vez más ilógico, cada vez más desrazonable. Pero no podéis hacer nada al respecto, sólo podéis constatarlo porque estaréis tan sumergidos, si lo estáis, en esta Felicidad, que veréis en cierto modo todas las falsedades que ocurren en el seno de la Ilusión de este mundo, pero ya no estaréis afectados de ninguna manera.

 

Es lo que tenía que deciros, eran unas palabras muy simples y lo resumo así, para este mes, hasta la Llamada de María. Que sobrevenga en los primeros días de agosto, que no sobrevenga durante el mes de agosto no cambia nada el tema, y ya se dijo al principio del mes de julio. Pues todo esto, o es la Teofanía perpetua o es la ira, es la Felicidad permanente o es la inversión del estado de humor y la tristeza, no puede haber medias tintas, es decir que ahora ya no podéis oscilar entre un estado y otro. Estáis, no es irremediable, pero o estáis fijados en un estado o en otro, y si estáis fijados en lo que no es la Felicidad, entonces dejad que nazca la Felicidad, es tan simple como esto. No hay nada más a hacer que dejar la Felicidad aparecer, transparentarse, y poner fin a todo lo que se opone.

 

Ya no podéis hacer nada por vosotros mismos. Independientemente de lo que hayáis constatado como reposicionamiento de vuestra conciencia, independientemente de lo que os haya sido mostrado, ya no tenéis la posibilidad de actuar por vosotros mismos, porque ya no  tenéis realmente y concretamente los medios de modificar, por la persona, algo de vuestra situación. Y de hecho, para muchos hermanos y hermanas dormidos a vuestro alrededor, lo veis, tenéis la impresión, que sean los amigos, la familia, que algunos se hunden en su ilusión, a través de enfermedades, a través de sufrimientos, a través de depresiones, de accidentes, de enfermedades graves, pero tened confianza.

 

Aunque veáis la Verdad, es decir esta especie de naufragio, de alguna manera, de la historia de la persona, sabéis que al final está la resurrección. No os dejéis confundir con lo que ocurre en la pantalla de los demás, ved simplemente vuestra propia pantalla. El mejor modo de ayudar al conjunto de la humanidad ahora, y a la Tierra, es siendo feliz. No está en el hecho de proyectar vuestra conciencia o de proyectar Amor, es de ser vosotros mismos, es decir cesar cualquier proyección, la que sea, no frenar nada de esta Felicidad que sólo pide aparecer cada vez más con evidencia.

 

Es lo que me ha sido pedido entregaros. Entonces por supuesto, habrá una intervención alrededor del 15 de agosto, de María esta vez, que os avisará, pienso, con un poco de antelación, de modo que estéis en comunión con ella cuando ella se exprese. Pero tal vez se exprese de manera colectiva si la señal celeste aparece antes, no puedo afirmároslo. Pero si desde aquí al 15 de agosto, no ha pasado nada en el cielo, y no hablo por supuesto del clima, eh, ni de los meteoritos, hablo de Nibiru bien evidentemente, entonces tenéis todas las posibilidades de que María intervenga alrededor del 15 de agosto para especificar algunos elementos en relación con lo que acabo de decir, y que habrá aparecido cada vez más en la pantalla de vuestra vida, de vuestra conciencia, y de vuestra sociedad.

 

Eso es, queridos hermanos y hermanas, lo que tenía que deciros, con todas mis bendiciones, con las palabras más simples que he podido encontrar para expresarlo, porque es la verdad. A menudo decía el miedo o el Amor, pero el miedo no era molesto, se podía ocultar, pero ahora os digo la Felicidad perpetua, o la ira y la tristeza, no hay otra alternativa. Os corresponde elegir, porque sois vosotros quienes elegís, no es la Luz ni las circunstancias de vuestra vida. Aceptadlo, averiguadlo por vosotros mismos y volveremos a hablar de ello, o bien todos juntos de viva voz, o bien si María vuelve, o tiene la ocasión de volver, alrededor del 15 de agosto. Y el resto del tiempo, lo mejor, es entrar en vuestro silencio interior y encontrar esta Felicidad que está ahí y que sólo pide florecer en la pantalla de vuestra conciencia.

 

Os transmito todos los saludos de los Ancianos, de las Estrellas, de los Arcángeles y de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres. Estad seguros de nuestra ayuda, de nuestra presencia, de nuestro Amor y de la inminencia de lo que esperamos con vosotros.

 

Os transmito todo mi Amor, y os digo, y os deseo, un excelente mes de agosto del año 2017. Estrecho a cada uno en mi corazón y os digo de todos modos hasta pronto, en la Eternidad. Hasta luego.

 

 

***

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario